Bipolars

Fòrum sobre el Trastorn Bipolar de l'ABC


No estás conectado. Connectat o enregistrat

El patito feo 2.0

Ir abajo  Missatge [Pàgina 1 de 1]

1 Re: El patito feo 2.0 el Dj Mar 22, 2012 2:31 pm

jrcruz60


Bronze
Bronze
cuac cuac...oido barra

Veure perfil de l'usuari

2 Re: El patito feo 2.0 el Dj Mar 22, 2012 11:33 am

Me ha gustado mucho el cuento! Cuando los patos aprenden a conocer los diferentes "cuaks", patos y patitos mejoran la calidad de vida y que decir si se suma el amor, el mejor remedio preventivo y curativo!! Salud!!Cuac!

Veure perfil de l'usuari

3 Re: El patito feo 2.0 el Dl Mar 19, 2012 9:16 pm

neueters


Diamant
Diamant
Me ha encantado y les deseo eso a los patitos, que sigan juntos y se apoyen y se den amor.

Veure perfil de l'usuari

4 El patito feo 2.0 el Dl Mar 19, 2012 3:44 am

jrcruz60


Bronze
Bronze
Ahí os envío el borrador de mi último cuento, para que me lo comentéis...si son elogios mejor.


EL PATITO FEO 2.0
Esta es la historia de un patito feo que se convirtió en cisne.
Nuestro personaje nació en una fría madrugada de enero, dicen que había caído una nevada como hacía mucho tiempo que no se conocía. Tenía la cabeza grande, con una cresta marrón y todo su cuerpo menos las patitas eran de color gris ruso. Tenía cinco hermanos mayores de los cuales estaba muy orgulloso y que le ayudaban a desenvolverse en el mundo de los patos. Unos le llevaban a pasear, otros al futbol y otros jugaban con él….Pasó el tiempo y uno de los hermanos patito fue a labrarse el futuro lejos de la familia porque creía que aquí no había suficiente comida para él (luego se dio cuenta que fue un error…pero eso es otra historia).
Fueron pasando los años y entre otras cosas, nuestro patito pudo estudiar e ir a la Universidad. Sus papás estaban muy orgullosos de poder haberle dado esa oportunidad que por otro lado no habían podido dársela a los demás, muy a pesar suyo…la situación económica no lo permitía.
El patito siguió creciendo y haciendo amiguitos y amiguitas…hasta que se encontró con una hermosa patita, guapa entre las guapas, un poquitín pequeñita, pero decidió que sería la madre de sus hijos y acertó de pleno. Además sería el amor de su vida aunque no supiera demostrárselo en todo momento.
Llegó el día en que se fue a vivir a un nidito de amor con su patita…pero tuvo que dejarlo ya que ese nido era también de otras patitas hermanas de su amada. Buscaron un nuevo nido cerca del que tenían, algo más grande y cerca de sus padres. Sus hermanos ya habían volado lejos de allí.
Tuvieron un patito de lo más majete y revoltoso, (él decía que parecía que hubiese tenido mellizos), que fue y es la joya de la corona, y no es amor de padres pero es así, como cualquier otro pato lo cree.
Cuando apenas había pasado un año a nuestro pato le dio por hacer cosas raras, que nadie, ni el mismo entendía…en esa época empezó a faltar alimentos por una enorme sequía que azotó en la zona donde anidaban. Parece ser que le causó un estrés tan grande que en su cabezita algo dejó de funcionar bien. Toda su familia se preocupó por él. Fueron al veterinario y les dijeron que era un achuchón, una problema de los neurotransmisores (vaya palabreja) y que tenía que tomarse unas hierbecitas exóticas que le harían sentirse lo más parecido a un pato normal…no sabía lo que le esperaba, ni para bien ni para mal.
Mientras tanto la familia disfrutaba de las salidas a la montaña cercana que tenían donde el patito hijo jugaba sin parar con otros patitos como él…aún todavía ahora le gusta hacerlo…con patitos de su edad.
Pasaron los años y volvió a tener más achuchones. De vez en cuando y de forma más o menos fuerte. Unas veces se vestía de forma estrafalaria con sus bambas más chulas, con camisas chillonas, con nuevos tirantes y por supuesto con sus tejanos de juventud que ahora con la pequeña barriguita que tenía le quedaban muy ajustados…pero él se desabrochaba el botón y se ponía las camisas por fuera. Otras veces se encontraba muy triste y sin ganas de hacer nada. Ni siquiera comerse las fresas del bosque que con todo el amor del mundo le recogía su esposa y se las preparaba.
Una de las veces le dijeron que tenía que quedarse en su nido porque si salía de éste y veía a otros patos podría ser que no entendieran las tonterías que él hacía (tonterías las hacen los tontos, no los patos). En esos días toda su familia le fue a visitar para que sintiera el calor y el amor de los suyos, ya que veterinario le dijo que no podía salir y tenía que guardar reposo.
Una de las veces que tuvo el achuchón se puso a investigar qué es lo que se decía por el mundillo de los veterinarios sobre lo que le pasaba. Se hizo un pequeño experto y empezó a entender lo que le sucedía e intentó que su patita no se asustara cuando hacía tonterías y que le tratara como un pato normal…como los demás. Ya sé que es fácil decirlo y difícil de entender…pero por lo menos hay que intentarlo.
Llegó un día que la sequía fue muuuy grande y no había nada de comida y a medida que pasaban los días se iba desesperando más y más, hasta que su cabecita no aguantó tanta presión, y le dio un fuerte achuchón de verdad…sus ideas iban brotando como manantiales de agua cristalina y con una fuerza más grande que la de un terremoto.
Ahora sí entendía lo que le pasaba, intentaba poner en práctica las tácticas de distracción que él conocía, para hacer las menos tonterías posibles, aunque solamente le quedaba aguantar a que pasara el temporal y esperar a que saliera de nuevo el sol y que el siguiente día fuera mejor que el anterior.
Su esposa empezaba a conocer y entender lo que pasaba…por ejemplo cuando nuestro pato se levantaba pronto, pronto y pronto, ella se acercaba sigilosamente y le preguntaba cómo estaba y se volvía a la camita y no como hacía antes, que le decía que se fuera con ella a la camita o que se tomara una tila que según dicen los mayores es manita de santo, pero que a él no le servía de nada. El no podía evitar dormir poquito.
Entonces se dio cuenta que la sequía le había hecho un favor ya que tuvo que irse lejos con su familia y buscarse otro nido cerca de donde hubiera comida y fueron a parar a un lugar junto al mar. Ahora su vida había cambiado de verdad, la sequía le había hecho más fuerte y además le dejaba tiempo libre para acompañar a su patita a recoger fresas del bosque y otros alimentos, ya que había comida de sobras y además en su tiempo libre se dedicaba a ayudar a otros patos a los que les pasaba lo mismo que a él, les explicaba sus tácticas, los conceptos…y eso le llenaba plenamente su corazón.
Pasaron los días y el cambio natural que tenía que pasar pasó, sus plumas grises se cayeron y en su lugar salieron otras de un blanco que hacía daño a la vista, su cuello se alargo tanto que parecía un jirafa pequeñita, su cabeza ya dejó de ser tan grande porque su cuerpo se proporcionó…eso sí le quedó la barriguita que tanto le había costado rellenar de las comilonas que se pegó en los buenos tiempos.
Para acabar os he de decir que nuestro protagonista, su esposa y el patito hijo siguieron su camino convirtiéndose en cisnes y volaron libres por el cielo, cosa que antes no sabían hacer, se volvieron una más de esas familias de cisnes.
Volarán siempre juntos, a cualquier lugar y en cualquier momento, se ayudarán a superar las dificultades y con fuerza llegarán a hacer cosas muy y muy grandes.

Y cuento explicado, cuento contado.
Juan Ramón Cruz Navarro

Veure perfil de l'usuari

Contenido patrocinado


Tornar a dalt  Missatge [Pàgina 1 de 1]

Permisos d'aquest fòrum:
No pots respondre a temes en aquest fòrum